ELEVA EL AUTOESTIMA DE TUS HIJOS

Ayudar a los niños a desarrollar una fuerte autoestima es una de las tareas más importantes que tienen los padres. Enseñarles a valorarse, respetarse y tratarse con amor es la clave de los primeros años de sus vidas. Ahora como lo haces?

Los padres son las personas más importantes para sus hijos. Ellos son los que tienen la mayor influencia en la compleja pero hermosa tarea de conocerse, el apoyo desde el cual descubrir el mundo y hacia el cual dirigirse cuando se sienten perdidos. Los que les proporcionan el espejo para comenzar a reconocerse a sí mismos. Por eso es tan importante que comiences a cultivar la aceptación en ellos.

Los padres son a menudo la fuente de comodidad y seguridad para los niños.

La necesidad de sentirse seguro

Los niños a menudo buscan la aprobación de los padres para sentirse amados y aceptados. Necesitan saber que estoy de acuerdo con ellos, que les dan permiso para sentirse seguros de sí mismos. El punto es enseñarles a regular esa necesidad para que gradualmente se vuelvan más autónomos e independientes. El problema es cuando se vuelve demasiado intenso y persiste a lo largo de los años, ya que puede crear una especie de dependencia de la aprobación de los demás para actuar.

Por lo tanto, cuando los padres aceptan a sus hijos tal como son, los aprecian y los aprecian, les proporcionan un escudo psicológico que los protegerá de por vida. Pero desafortunadamente, este no es siempre el caso. No todos los padres pueden satisfacer las necesidades emocionales de sus hijos. Sin embargo, el maravilloso arte de la aceptación siempre se puede aprender, incluso en la edad adulta.

Aprende a ser buenos padres.

Por otro lado, debe tenerse en cuenta que los niños aprenden de sus padres, de los comportamientos que manifiestan, de las palabras que dicen y de los gestos que representan. Por lo tanto, si toda esta serie de respuestas tiene el amor, el afecto y la seguridad como un hilo común, los niños se internalizarán para ser apreciados, amados y respetados, es decir, para ser tomados en consideración. Estas serán sus primeras lecciones de valor y buena autoestima.

Un aspecto a aclarar es que la aceptación no implica resignación, es decir, a veces es necesario establecer límites en la educación de los niños. Por supuesto, lo importante es que no dejamos de transmitir el mensaje de que son aceptados tal como son, reconociendo tanto sus valores como sus dificultades.

Ahora, si los niños son tratados con desprecio, agresión o indiferencia, alimentarán la desesperación, el rechazo o el sentimiento de abandono en ellos. De esta manera, aprenderán que no son amados, sino invisibles y su autoestima se dañará. Por lo tanto, es importante:

– Reconozca su potencial en lugar de señalar constantemente sus errores. Esto no significa que no lo hagamos, sino siempre desde el punto de vista de las oportunidades de crecimiento.

– Evite crear expectativas sobre su futuro, su forma de ser y sus comportamientos.

– Escúchelos y esté interesado en lo que quieren compartir con nosotros, así como pregúnteles e involúcrelos.

– Reconoce y valida tus emociones. Si etiquetamos sus sentimientos como “malos” o los reprimimos o negamos, el resultado podría ser una baja autoestima, un comportamiento falso y una pérdida de conexión con sus sentimientos.

Por lo tanto, es necesario evaluar todo el rango de emociones que viven, en lugar de evaluar solo las positivas.

Sin embargo, también es importante evitar decirles cómo deberían sentirse, así como confrontarlos con sus compañeros, usando el sarcasmo, las amenazas y el castigo en términos de sentimientos, ya que lo único que promoveríamos sería la negación u ocultación de cómo se sienten.

Como Enseñar a los Niños A Expresarse

Promover una autoestima saludable en los niños también significa enseñarles a expresar su incomodidad, emociones negativas, de manera apropiada, así como las diversas formas en que pueden tratar con ellos.

La autoestima implica conocernos y evaluarnos a nosotros mismos, y esto no podemos hacerlo si olvidamos cuando no estamos bien o enojados. Todo importa en el universo emocional. Por este motivo, a continuación indicamos una serie de claves que favorecerán la expresión de emociones en los más pequeños:

– Proporcione un clima seguro y aceptable que invite a los niños a expresar cómo se sienten.

– Ayúdelos a expresar su incomodidad. Por ejemplo, a través de actividades como escribir, dibujar, contar una historia, interpretar, etc.

– Cuénteles sobre una situación similar en la que nos sentimos como ellos, para promover la idea de que la entendemos.

– Sé un buen modelo para lidiar con sentimientos intensos.

– Ayúdelos a sentirse bien en situaciones de decepción o derrota.

Lenguaje Efectivo

No debemos olvidar uno de los elementos más poderosos que los padres deben fortalecer la autoestima de sus hijos: el lenguaje. La forma en que tratamos con ellos determina parte del vínculo que construimos.

En cada una de las interacciones que tenemos con los niños, de alguna manera estamos reflejando nuestra identidad. Es por eso que es tan importante prestar atención a las palabras y el tono de voz que usamos al abordarlos. Lo principal es que usamos un lenguaje positivo y sincero que promueve tu autoestima.

Este tipo de lenguaje se compone de una descripción del comportamiento del niño pero sin juicios, lo que distingue su valor de su comportamiento. Además, debe ir acompañado de cuál es nuestra reacción a lo que el niño ha hecho, es decir, cómo nos sentimos y qué pensamos de lo que sucedió. Y finalmente, enfatice de alguna manera que reconocemos y confirmamos cómo se siente.

Como vemos, ser padre implica ser instructor y entrenador de habilidades para vivir en el mundo. De esta manera es necesario el uso de la disciplina. Ahora, esto no puede ser un asalto a la autoestima, sino un medio para crear un ambiente seguro que facilite el aprendizaje y la autonomía.